El fenómeno de la convergencia

Publicado en Académico, Teoría

Durante los últimos 40 años, se ha vuelto masivo el uso de los dispositivos informáticos que atraviesan los vínculos humanos en los principales centros urbanos del planeta y que cubren, con su manto reticular, gran parte de las sociedades industriales contemporáneas. De forma progresiva, estas nuevas generaciones de interfaces han comenzado a plantear, por su naturaleza técnico-discursiva, modificaciones en la forma en que interactuamos con el factor técnico y, por consiguiente, nuevos modos de relación social.

En el ámbito de la comunicación y del diseño, el cambio generado por la llegada de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) se ha expresado en una transformación en los modos de producción, registro, exhibición, distribución y recepción de los discursos sociales, que se multiplican hoy al interior de un sistema mediático de alcance global conformado por redes, servidores, protocolos, lenguajes y dispositivos móviles multifunción.

Uno de los rasgos distintivos de esta transformación es el de la convergencia, definida como un proceso de concentración en tres niveles: (i) tecnológico (signado por la confluencia entre las telecomunicaciones, la informática y la radiodifusión, y por la prestación de servicios y contenidos homogéneos mediante redes y terminales heterogéneas); (ii) económico (marcado por la confluencia de industrias en mercados globalizados, y por una reducción de la cantidad de productores y de propietarios de los medios de comunicación y de las corporaciones que mercantilizan los productos culturales); y (iii) jurídico (caracterizado por la centralización de los marcos normativos que regulan el mercado a fin de facilitar la concentración económica y de estimular la inversión, el consumismo y el desarrollo tecnológico).

En particular, el fenómeno de la convergencia se ha visto acelerado durante los últimos diez años, que han sido testigos de la aparición de nuevas formas de entretenimiento y de administración del tiempo libre. Discursivamente, estas modalidades se expresan mediante el surgimiento de ficciones y narrativas que se reproducen aceleradamente a través del sistema de medios, y que se definen, fundamentalmente, por su carácter reticular, multidireccional, polisémico, interactivo y multimodal.